Rosalina Berazaín Iturralde



Yüklə 2,72 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə1/17
tarix01.08.2017
ölçüsü2,72 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

Lista roja de la flora vascular cubana

Rosalina Berazaín Iturralde | Fabiola Areces Berazaín

Julio César Lazcano Lara | Luis Roberto González Torres

documentos

4

Gijon, 2005



 

Edita 


Ayuntamiento de Gijón

 

 



Jardín Botánico Atlántico de Gijón

  Comité editorial 

Equipo científico del JBA

  © de los textos 

Los autores, 2005

  © de esta edición 

Jardín Botánico Atlántico

 

Realización 



Ediciones Trea

 

Fotografías 



R. Abbott (pp. 19, 27, 28, 29, 36, 42, 49, 49, 58)

 

 



F. Areces (pp. 19, 22, 23, 24, 56)

 

 



E. Bécquer (pp. 18, 31, 44, 61)

 

 



L. R. González (p. 35)

 

 



J. Lazcano (pp. 11, 12, 18, 20, 25, 30, 44, 46, 54, 56, 60)

 

 



A. Palmarola (p. 33)

 

 



C. Sánchez (p. 51)

 

 



Equipo científico del Jardín Botánico Atlántico (pp. 11, 12, 13, 26, 35, 47, 49, 52)

 

Maquetación  



Alberto Gombáu · Proyecto Gráfico

 

Imprime 



Gráficas Apel

 

 



 Reservados todos los derechos. Queda prohibido reproducir, almacenar en 

sistemas de recuperación de la información y transmitir parte alguna de esta 

publicación, cualquiera que sea el medio empleado —electrónico, mecánico, 

fotocopia, grabación, etc.—, sin el permiso previo de los titulares de los derechos 

de propiedad intelectual.

 

 



 Esta publicación ha sido financiada por una subvención concedida por el Ayun-

tamiento de Gijón merced al Convenio “Convenio Marco de colaboración entre 

las Universidades de Oviedo, el Ayuntamiento de Gijón y la Universidad de la 

Habana”.


  Depósito Legal 

As-4.553/2005

 

ISBN 


84-XXXXX-XX-X

Documentos del Jardín Botánico Atlántico (Gijón) 4:1-86 (2005) \ 5

Resumen

La diversidad vegetal de Cuba es impresionan-

te.  El  número  de  plantas  vasculares  alcanza 

7020 taxones y de ellos un 50 % son endémi-

cos. Esta riqueza vegetal ha sido estudiada para 

estimar  su  grado  de  conservación  por  varios 

autores en diversas obras, existiendo por tanto 

una información dispersa sobre este tema. La 



Lista Roja de las plantas vasculares de Cuba 

que se presenta, se ha realizado a partir de la 

compilación y revisión de la información sobre 

la evaluación de plantas silvestres cubanas en 

toda la literatura disponible. Como resultado 

se registran para Cuba 1414 taxones evaluados 

(un 20 % de la flora total); de ellos 997 taxones 

están amenazados (CR, EN, VU), lo que supo-

ne un 70, 5 % de taxones evaluados (un 14 % de 

la flora total). Las familias que poseen mayor 

cantidad de taxones amenazados son aquellas 

que  contienen  un  mayor  número  de  especies 

de la flora de Cuba. Los endemismos están re-

presentados por 1089 taxones lo que constituye 

el 77 % del total de la flora evaluada, de estos 

endemismos el 75 % se considera amenazado, 

destacándose  21  géneros  endémicos  uniespe-

cíficos.  Los  tipos  biológicos  más  frecuentes 

entre  los  taxones  amenazados  coinciden  con 

los más representados en la flora cubana, (ar-

bustos, hierbas y árboles respectivamente). Las 

formaciones vegetales que poseen más taxones 

amenazados son los bosques y los matorrales. 

Los distritos fitogeográficos, municipios y pro-

vincias  que  poseen  más  taxones  amenazados 

se  encuentran  hacia  los  extremos  del  país,  y 

se corresponden con zonas de gran diversidad 

vegetal, caracterizadas por biotopos de relieve 

accidentado y sustratos extremos.

Abstract

Plant diversity in Cuba is impressive. The num-

ber of vascular plant species reaches 7020, with 

a 50 % of endemism. This plant richness has 

been studied in order to estimate its conserva-

tion status by several authors in several works, 

being the information on this subject very sca-

ttered. The Red List of Cuban vascular plants 

that is here presented compiles and revises the 

information concerning the categorization of 

Cuban plants included in available literature. 

As result 1414 evaluated taxa are recorded (20 

% of the total flora), 997 of them are endange-

red (CR, EN, VU), they represent the 70,5 % 

of the evaluated taxa (14 % of total flora). The 

families that include the highest number of en-

dangered taxa coincide with those of highest 

number of species of the Cuban flora. 1089 taxa 

are endemic, which constitute the 77 % of the 

evaluated flora. 75 % of the endemic taxa are 

considered endangered and 21 species belong 

to  monospecific  genera.  The  biological  types 

more frequent among endangered taxa coinci-

de with the best represented in the Cuban flora 

(bushes,  trees  and  herbs  respectively).  Type 

vegetations with highest number of endange-

red taxa are forests and thickets. Phytogeogra-

phical  districts,  counties  and  provinces  with 

highest number of endangered taxa are located 

toward the western and eastern ends of the is-

land, and they include the regions with highest 

plant diversity characterized by biotopes with 

diverse topography and extreme substrates.

Lista roja de la flora vascular cubana



Rosalina Berazaín Iturralde, Fabiola Areces Berazaín, 

Julio César Lazcano Lara, Luis Roberto González Torres

6 / Lista roja de la flora vascular cubana

Antecedentes

La  diversidad  vegetal  de  Cuba  es  impresio-

nante.  Por  un  lado,  el  número  de  plantas 

vasculares  alcanza  unas  7020  especies,  de 

estas aproximadamente 6000 son plantas con 

flores,  con  un  50%  de  endemismo;  por  otro 

lado,  la  vegetación  exhibe  cerca  de  30  tipos 

distintos de formaciones vegetales (Vales & 

al., 1998; Capote & Berazaín, 1984) lo cual 

hace que el archipiélago cubano se incluya en 

una de las zonas claves (“hotspot”) de biodi-

versidad  en  el  planeta  (Mittermeier  &  al., 

1999).  Sin  embargo,  el  archipiélago  cubano 

es un lugar muy distinto del que era hace 500 

años. En este período de tiempo se ha redu-

cido la superficie boscosa de un 95 % a un 14 

%, con el consiguiente resultado de modifica-

ciones y destrucción de hábitats. De aquí que 

la pérdida de la diversidad biológica ha sido 

considerada como uno de los cinco principa-

les problemas ambientales del país (Vilama-

jó & al., 2002).

Conscientes  del  valor  de  la  diversidad 

vegetal  de  Cuba  y  de  la  necesidad  de  infor-

mación para continuar el trabajo de conser-

vación que se viene realizando a través de la 

Red Nacional de Jardines Botánicos y del Sis-

tema  Nacional  de  Áreas  Protegidas  (CNAP, 

2000), se propone, en la Estrategia Nacional 

para la Diversidad Biológica y Plan de Acción 

de  la  República  de  Cuba  (Vilamajó  &  al., 

2002) la confección de la Lista Roja de plan-

tas cubanas, con el objetivo de contar con un 

documento  que  constituyera  un  inventario 

de los taxones que en diferentes ocasiones se 

les había evaluado su estado de conservación 

y  a  su  vez  una  herramienta  para  el  estable-

cimiento  de  prioridades  en  el  desarrollo  de 

acciones  encaminadas  a  la  conservación  de 

los mismos.

La evaluación del estado de conservación 

de taxones nativos se ha realizado en Cuba 

desde principios del siglo pasado; pero no es 

hasta  1983,  con  la  obra  de  Borhidi  &  Mu-

ñiz que aparece el primer trabajo abarcador 

dedicado a la catalogación de especies ame-

nazadas.  Estos  autores  publicaron  una  am-

plia  lista  de  espermatofitas  constituida  por 

959  especies,  con  la  siguiente  información: 

nombre científico, nombre vulgar, categoría 

de amenaza y ubicación geográfica (provin-

cia). En 1997, Sánchez & Caluff publican 

una lista de taxones amenazados de helechos 

y plantas afines, siendo esta la primera refe-

rencia sobre este grupo de plantas. Estos tra-

bajos constituyeron la fuente principal para 

informes  y  publicaciones  que  sobre  plan-

tas  amenazadas  de  Cuba  se  han  publicado: 

IUCN-BGCS,  1989;  WCMC,  1994;  IUCN, 

1997 y Vales & al., 1998.

En el año 1998 comienza una nueva etapa 

en la evaluación del estado de conservación 

de  taxones  nativos.  La  celebración  del  Pri-

mer  Taller  para  la  Conservación,  Análisis  y 

Manejo Planificado de Plantas Silvestres Cu-

banas (CAMP I) (Peña & al., 1998) en el Jar-

dín Botánico Nacional, en el que se reunie-

ron  especialistas  de  diferentes  instituciones 

del  país  para  analizar,  en  colaboración  con 

Conservation  and  Breeding  Specialist  Group 

(CBSG/SSC/IUCN),    el  estado  de  conserva-

ción  de  plantas  silvestres  mediante  el  uso 

de las Categorías y Criterios de la Lista Roja 

de  la  IUCN  condujo  al  desarrollo  de  varios 

proyectos  de  investigación  a  nivel  nacional 

y  provincial  dirigidos  al  estudio  de  plantas 

silvestres  amenazadas  y  al  desarrollo  de  los 

Talleres CAMP II y III (Lazcano & al. 2001, 

2004) y Primer Taller para la Categorización 

de Árboles Cubanos (Lazcano, 2005) en co-

laboración con Fauna & Flora International. 

La creación en 2003 del Grupo de Especialis-

tas en Plantas de Cuba de la Comisión de Su-

pervivencia de Especies (SSC/IUCN) conso-

lida los esfuerzos del país en el conocimiento 

de la flora amenazada.

La existencia de diversos estudios justifi-

ca la necesidad de compilar en un documento 



Documentos del Jardín Botánico Atlántico (Gijón) 4:1-86 (2005) \ 7

los  datos  existentes;  es  por  ello  que  la  Lista 



Roja de las Plantas Vasculares Cubanas tiene 

como objetivos unificar y actualizar la infor-

mación ya publicada, ampliarla con aspectos 

complementarios  y  presentarla  de  forma  tal 

que  permita  analizar  e  interpretar  estos  co-

nocimientos de manera más integradora para 

mostrar  las  características  más  importantes 

de la flora amenazada cubana.



Metodología

Para cada uno de los taxones evaluados se re-

gistró la siguiente información: Clase y Fami-

liaNombre científico y AutoresSinónimos 

y  Autores,  Nombres  Comunes,  Categoría  y 



Criterios de la Lista RojaEndemismoTipo 

Biológico,  Formaciones  Vegetales,  Distritos 

Fitogeográficos,  Municipios,  Provincias  y 

Referencias Bibliográficas.

Categorías utilizadas según la lista Roja de la UICN (resumen)



EXTINTO: (EX) Un taxón está Extinto cuando no queda ninguna 

duda razonable de que el último individuo existente ha muerto.

Evaluados

Datos adecuados

Amenazadas

EN PELIGRO CRÍTICO (CR): Un taxón está 

En Peligro Crítico cuando la mejor evidencia 

disponible indica que cumple de los criterios 

“A”a “E” para En Peligro Crítico (ver más 

adelante)



EN PELIGRO (EN):Un Taxón está En Peligro 

cuando la mejor evidencia disponible indica 

que cumple cualquiera de los criterios “A”a “E” 

para En Peligro (ver más adelante)



VULNERABLE  (VU): Un taxón es Vulnerable 

cuando la mejor evidencia disponible indica 

que cumple cualquiera de los criterios “A” a 

“E” para Vulnerable (ver más adelante) 



CASI AMENAZADO (NT): Un taxón está Casi Amenazado 

cuando ha sido evaluado según los criterios y no satisface, 

actualmente los criterios para En Peligro Crítico, En Peligro 

o Vulnerable, pero está próximo a satisfacer los criterios, o 

posiblemente los satisfaga, en el futuro cercano.

PREOCUPACIÓN MENOR (LC): Un taxón se considera de 

Preocupación Menor cuando, habiendo sido evaluado, no 

cumple ninguno de los criterios de las categorías de En Peligro 

Crítico, En Peligro, Vulnerable o Casi Amenazado.

Datos insuficientes

DATOS INSUFICIENTES (DD): Un taxón se incluye en la categoría 

de Datos Insuficentes cuando no hay información adecuada 

para hacer una evaluación, directa o indirecta, de su riesgo 

de extinción basándose en la distribución y/o condición de 

la población, no es por lo tanto una categoría de amenaza, 

al incluir un taxón en esta categoría se indica que se 

requiere más información y se reconoce la posibilidad de que 

investigaciones futuras demuestren que una clasificación de 

amenazada pudiera ser apropiada.

NO EVALUADO (NE): Un taxón se considera No evaluado cuando todavía no ha sido clasificado 

en relación a estos criterios.


8 / Lista roja de la flora vascular cubana

Para homogeneizar la información de cada 

taxón se tuvieron en cuenta los siguientes as-

pectos:


—  Nombre  científico:  el  nombre  de  cada 

taxón fue actualizado y el nombre de los 

autores fue abreviado según Brummitt 

& Powell (1992).



—  Sinónimos: se incluyen los más utiliza-

dos en Cuba.



—  Nombres comunes: según Roig (1988).

—  Categorías de la Lista Roja: según Ca-

tegorías y Criterios de la Lista Roja de la 

UICN, Versión 3.1 (2001) las categorías 

definidas son: EX: Extinto, EW: Extin-

to  en  Estado  Silvestre,  CR:  En  Peligro 

Crítico,  EN:  En  Peligro,  VU:  Vulnera-

ble, LC: Preocupación Menor, NT: Casi 

Amenazado, DD: Datos Insuficientes y 



NE: No Evaluado. 

En  las  referencias  de  la  literatura  que  no 

emplearon esta clasificación, ésta se ajustó de 

la siguiente forma: E (Borhidi & Muñiz, 1983) 

se  presenta  como  EX,  HE  (Oldfield,  1997) 

como CR& K (IUCN-BGCI, 1989) se expre-

sa como DD, NE (Oldfield, 1997) como LC, P 

(Borhidi  &  Muñiz,  1983)  como  EN,  PE  (Ol-

dfield, 1997) como VU R (Borhidi & Muñiz, 

1983) como NTST (Oldfield, 1997) como EN



V (IUCN-BGCI, 1989) como VU.

—  Criterios:  para  los  amenazados:  En 

Peligro Crítico (CR), En Peligro (EN

y  Vulnerable  (VU)  es  necesario  em-

plear  los  criterios  según  Categorías  y 

Criterios  de  la  Lista  Roja  de  la  UICN 

(2001),  cuando  la  información  estaba 

disponible.  Un  resumen  se  presenta  a 

continuación:

CRITERIO A: Reducción del tamaño de la población basado en cualquiera de los 

siguientes puntos:

EN PELIGRO CRÍTICO 

(CR)


EN PELIGRO 

(EN)


VULNERABLE 

(VU)


Reducción de la 

población en los 

últimos 10 años o tres 

generaciones, basado 

en:   

A1

> 90 %



>70 %

> 50%


A2, A3 y A4

>80 %


>50 %

> 30%


Basado en:

(a) observación directa

(b) un índice de abundancia apropiado para el taxón

(c)  una reducción del área de ocupación, extensión de presencia y/o 

calidad del hábitat

(d) niveles de explotación reales o potenciales

(e)  efectos de taxones introducidos, hibridación, patógenos, 

contaminantes, competidores o parásitos.  

Cuando:

A1  Reducción de la población en el pasado por causas claramente reversibles, entendidas, y que 



han cesado

A2  Reducción de la población en el pasado por causas que no han cesado, no entendidas o no son 

reversibles

A3  Reducción de la población proyectada o sospechada en el futuro (máximo 100 años), basado 

en los puntos (b) al (e) 

A4  Reducción de la población en el pasado y proyectada o sospechada en el futuro (máximo 100 

años) por causas que no han cesado, no entendidas y no reversibles, basado en los puntos (b) 

al (e)


Documentos del Jardín Botánico Atlántico (Gijón) 4:1-86 (2005) \ 9

CRITERIO B: Distribución geográfica por Extensión de la presencia (B1) y/o por 

Área de ocupación (B2)

EN PELIGRO CRÍTICO 

(CR)

EN PELIGRO 



(EN)

VULNERABLE 

(VU)

Cuando:


B1 Extensión de 

presencia estimada en:



< 100 km²

< 5 000 km²

< 20 000 km²

y/o


B2 Área de ocupación 

estimada en: 



<10 km²

< 500 km²

< 2 000 km²

Y o al menos dos de los punto siguientes:

a severamente 

fragmentada o se 

conoce de:

Una localidad

≤ 5 localidades

≤ 10 localidades

b disminución continua 

según:        

(i) extensión de presencia

(ii) área de ocupación

(iii) área, extensión y/o calidad del hábitat

(iv) número de localidades o subpoblaciones

(v) número de individuos maduros

c fluctuaciones según:

(i) extensión de presencia

(ii) área de ocupación

(iii) número de localidades o subpoblaciones

(iv) número de individuos maduros

CRITERIO C: Tamaño estimado de la población

EN PELIGRO CRÍTICO 

(CR)

EN PELIGRO 



(EN)

VULNERABLE 

(VU)

Número de individuos 



maduros estimados 

como:


<250

<2 500

< 10 000

Y además:

C1 Declinación 

continua estimada de 

al menos:   

25 %


20 %

10 %


Según el periodo que 

sea más largo:

3 años/ 1 generación

5 años/ 2 generaciones

10 años/ 3 

generaciones

y/o

C2 disminución continua según:



a (i): número de 

individuos maduros en 

cada subpoblación

< 50

< 250

< 1 000

O:

a (ii) % de individuos 



maduros en una 

subpoblación al menos 

de: 

90 %


95 %

100 %


y/o:

b fluctuaciones extremas en el número de individuos maduros



10 / Lista roja de la flora vascular cubana

— Tipo Biológico: 

Árbol: vegetales leñosos con un tronco 

bien definido que se ramifica.

Árbol  estipitado:  árboles  con  tronco 

indiviso,  generalmente  con  un  pena-

cho de hojas en el extremo final, por 

ejemplo  palmas  y  helechos  arbores-

centes.


Arbusto: vegetales leñosos, generalmente 

ramificados desde la base, no poseyendo 

un tronco único definido.

Hierbas: vegetales no lignificados, her-

báceos.

Suculentas: árboles, arbustos y hierbas 



con  notable  suculencia  en  sus  hojas, 

tronco y ramas.

Epífitas:  vegetales  herbáceos  o  leñosos 

que viven sobre troncos o ramas.

Hemiparásitas:  vegetales  con  cloro-

fila  y  raíces  transformadas  en  haus-

torios

Trepadoras:  vegetales  herbáceos  o  le-



ñosos que trepan por troncos o ramas; 

menos frecuentemente se extienden so-

bre el sustrato.

—  Formaciones  Vegetales:  según  Capote 

&  Berazaín  (1984).  Se  señaló  con  “?” 

cuando no pudo determinarse. Las for-

maciones vegetales principales son: bos-

ques,  matorrales,  herbazales,  complejo 

de  vegetación y vegetación secundaria.

Un breve resumen es:

CRITERIO D: poblaciones pequeñas o muy restringidas

EN PELIGRO CRÍTICO 

(CR)


EN PELIGRO 

(EN)


VULNERABLE 

(VU)


Según:

D número de individuos 

maduros estimados 

como:


< 50

< 250

---


D1 número de 

individuos maduros 

estimados como:

---


---

< 1000

y/o


D2 población de área 

restringida o pocas 

localidades propensa 

en un corto periodo de 

tiempo a pasar a En 

Peligro Critico (CR) e 

inclusive a Extinta (EX)

---


---

< 20 km² o ≤ 5 

localidades

CRITERIO E: Análisis cuantitativo 

EN PELIGRO CRÍTICO 

(CR)

EN PELIGRO (EN)



VULNERABLE (VU)

El análisis cuantitativo 

muestra que la 

probabilidad de 

extinción en la 

naturaleza es al menos 

de 

50 %


20 %

10 %


Según el periodo que 

sea más largo:

10 años/ 3 

generaciones

20 años/ 5 

generaciones

100 años


Documentos del Jardín Botánico Atlántico (Gijón) 4:1-86 (2005) \ 11

Bosques: 

—  bosques  pluviales:  latifolios,  perenni-

folios,  aunque  puede  presentar  árboles 

emergentes deciduos; áreas con precipi-

taciones entre 3000 y 3500 mm anuales, 

sin  estación  seca.  Con  abundancia  de 

epífitas  y  helechos  arborescentes,  hay 

variantes:  pluvial  de  llanura  (BPLl): 

hasta  unos  400  msm,  con  tres  estratos 

arbóreos  hasta 35 m;  pluvial montano 

(BPM): entre los 800 y 1600 msm,  con 

dos estratos arbóreos  hasta 25 m.

—  bosque nublado (BN): latifolios, peren-

nifolios sin elementos caducifolios; en-

tre los 1600 y 1900 msm (a veces a me-

nor altura). Vegetación constantemente 

húmeda por las neblinas, con un estrato 

arbóreo hasta 12 m, con helechos arbo-

rescentes, un estrato herbáceo, con hele-

chos,  licopodiaceas,  musgos,  hepáticas 

y orquídeas terrestres; con abundancia 

de  epífitas  como  pequeños  helechos  y 

orquídeas y musgos.

—  bosques siempreverdes: bosques latifolios 

perennifolios o con menos del 30% de es-

pecies  arbóreas  superiores  caducifolias, 

con  estrato  arbustivo  y  herbáceo,  poco 

desarrollo de epifitas y mayor desarrollo 

de  trepadoras.  Variantes:  siempreverde 

mesófilo (BsiMe): en alturas submonta-

nas entre 300-800 msm, con árboles de 

hojas  mayores  de  13  cm,  un  estrato  de 

árboles  hasta  25  m  y  árboles  emergen-

tes  hasta  30  m;  siempreverde  micrófilo 

(BSiMi): cerca de las costas, con árboles 

de hojas menores de 6 cm, dos estratos 

de árboles, de hasta 15 m, con arbustos 

generalmente espinosos, y epifitas secas, 

destacando la presencia de cactáceas co-

lumnares o arborescentes.

—  bosques  semideciduos:  bosques  latifo-

lios, con presencia entre el 40 al 65 % de 

árboles superiores caducifolios; presen-

ta arbustos,  herbáceas  y epifitas esca-

sas, abundancia de trepadoras. Varian-

tes:  semideciduo  mesófilo  (BSdMe):  en 

llanuras y zonas onduladas, con árboles 

Bosque pluvial montano. Sierra Maestra

[J. Lazcano]

Bosque nublado. Sierra Maestra 

[J. Lazcano]

Bosque semideciduo mesófilo. Alturas de Banao 

[JBA]


12 / Lista roja de la flora vascular cubana

de hojas mayores de 13 cm de largo, dos 

estratos de árboles de hasta 25 m y con 

árboles  y  palmas  emergentes;  semide-

ciduo micrófilo (BSdMi): en llanuras y 

colinas,  con  árboles  de  hojas  menores 

de 6 cm de largo y con dos estratos de 

árboles hasta de 15 m, siendo los árboles 

deciduos generalmente espinosos. 

—  bosque  de  ciénagas  (BC):  bosque  lati-

folio  con  elementos  deciduos,  con  un 

estrato  arbóreo  de  hasta  20  m;  ocupa 

zonas  inundables  periódica  o  perma-

nentemente en ciénagas costeras. Puede 

presentar elementos del manglar y hele-

chos entre las herbáceas.

—  bosque de mangles (manglar) (BM): bos-

que  latifolio  y  perennifolio,    de  costas 

bajas y cenagosas,  con un estrato arbó-

reo de hasta 15 m; los árboles presentan 

adaptaciones en las raíces, como raíces 

zancos  y  pneumatóforos;  sin  arbustos, 

con  herbáceas  generalmente  de  hojas 

suculentas y trepadoras. 

—  bosque  de  pinos  (pinar)  (BP):  bosque 

aciculifolio, perennifolio, con un estra-

to de árboles dominado por especies del 

género Pinus, de hasta 25 m;  el estrato 

arbustivo y herbáceo bien desarrollado, 

con pocas epífitas y trepadoras  




Yüklə 2,72 Mb.

Dostları ilə paylaş:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©www.azkurs.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə