La prensa y su gente en



Yüklə 1,05 Mb.
Pdf görüntüsü
tarix18.08.2017
ölçüsü1,05 Mb.

Historia




LA PRENSA Y SU GENTE EN

PEÑARROYA-PUEBLONUEVO

Jerónimo López Mohedano

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo

La reputación de la letra escrita zanjaba discusio-

nes -viene en el periódico- o expresaba con rotundidad



mientes más que la Gaceta-, pero no

dejaba a nadie indiferente, por eso las publicaciones pe-

riódicas  han  ayudado  a  conocer  la  historia de  los pue-

blos y ciudades españoles en los que vieron la luz, pues

son criaturas predilectas, junto a los libros, de la Galaxia

Gutenberg, con  todo  el  potencial  democratizador  de  la

cultura que aportan  desde la aparición en el Siglo de las

Luces -el día uno de febrero de 1758- en Madrid del Dia-

rio noticioso, curioso, erudito y comercial público y econó-

mico, el primero que se publicó en España, lejanos ému-

los del cual serían los que aparecieron apenas iniciado el

este trabajo atendiendo a su aparición cronológica.

1ª Parte: La prensa peñarriblense

hasta la Gran Guerra (1914)

-

lonias españolas en América, durante el primer tercio del



los metales y minerales que allí se obtenían, lo que unido

a  la  búsqueda del  carbón como fuente de energía que

alimentara la incipiente, y atrasada, revolución industrial

española va a hacer que el Valle del Guadiato despierte

el interés de la nobleza agraria cordobesa, de la oligar-

quía empresarial andaluza en los primeros y vacilantes

tanteos  de  explotación  de  la  cuenca  minera  que  serán

llevados  a  cabo  decididamente  por  multinacionales  ex-

tranjeras capitaneadas por franceses y belgas, e ingleses

en menor medida, que además construirán los ferroca-

rriles precisos para la exportación de los productos de la

cuenca, aunque llegaran tarde para poder competir con

los carbones ingleses en los puertos e industrias mala-

gueñas. La necesidad de mano de obra para una zona

poco poblada implicaría la llegada de una abundante in-

migración procedente de las provincias limítrofes, espe-

cialmente de la extremeña, que no sólo se instalarían en

las  poblaciones  ya existentes  de Belmez  y sus  aldeas,

sino que darían lugar a la creación de una nueva entidad

poblacional en las inmediaciones de las minas y del po-

tente cerco industrial

En una zona de desarrollo minero industrial como

la que nos ocupa con una notable implantación del prole-

tariado, no es de extrañar que arraigaran las ideas anar-

quistas, primero, y las socialistas después, mientras que

la escasa burguesía repartiera sus tendencias entre los

partidos pro-dinásticos y, en menor medida, con los repu-

blicanos. Así, pues ya en el lejano 1883, justo después de

recoger noticias sobre la bonanza registrada por el alza

del precio del plomo en el mercado londinense, y antes

de  las  inminentes  elecciones  municipales  de  mayo,  se

puede leer en el Diario de Córdoba del 14 de abril que



«Por la guardia civil del Puesto de Belmez han sido dete-

nidos en dicha villa el domingo último, 20 individuos que

este cuerpo continúan activas diligencias sobre este asun-

to cumpliendo con las órdenes que se les han dado» estas

detenciones son entre trabajadores del barrio de Pueblo-

nuevo en un momento de fuerte propaganda obrera en

el que la Sección Anarquista de Belmez  gestionaba su

ingreso en la Federación Cordobesa

1

.



La inminencia del  desgarro patrimonial -que se con-

sumaría con la R.O. de 28-7-1895 por la que se crearía la

nueva villa de Pueblonuevo del Terrible, a la par que  de-

mostraría el poder de la Societé Minière et Métallurgique

de  Peñarroya  en  la  zona,  y  luego  la  de  Peñarroya,  en

las que se crearon sendos ayuntamientos gubernativos

hasta que en 1907 alcanzaron el status pleno municipal

e  independiente  al conseguir también la  administración

económica- produciría una reacción de las fuerzas vivas

la aparición el 7 de julio de 1895 del primer número del

semanario  conservador El  Eco  Belmezano, impreso  en

Córdoba  y  dirigido  hasta  su  desaparición  en  diciembre

de este mismo año por Antonio Ruiz,  en la celebración

de la mejor y mayor de las ferias patronales realizadas

en la Villa hasta la fecha y en la búsqueda de amparo le-

gal mediante la utilización de recursos ante los tribunales

de justiciaPor su parte, los republicanos locales crean

el bisemanario El Combate en el mes de noviembre que

en el artículo-programa “Al público”, que aparece en su

«que despierta a la vida del perio-

dismo lleno de alientos y santos propósitos» (…) «para

combatir por la verdad, por la moralidad y por la justicia»

y,  a  continuación,  llama  ineptos  al  clero,  lo  que  induce

sendos escritos de protesta en el  Diario de Córdoba al

considerarse  directamente  insultados,  injuriados  y  pro-



Historia




vocados como integrantes de aquel,  de Francisco Fer-

nández Pedrajas -regidor desde 1892 de la parroquia de

Nª Sª del Rosario de Peñarroya- que ironiza sobre la sa-

biduría y competencia de quienes integran la redacción

del periódico y los propone al Presidente del Consejo de

Ministros  como  las  eminencias  que  pueden  arreglar  la

crisis ministerial que se vive en España. Y de Salvador

Roldán Requena – titular de la parroquia terriblense de

Santa Bárbara desde 1890- que ironiza sobre «el nuevo

deshacedor  de  agravios» y sus anónimos  redactores  –

pues sólo se menciona a Heliodoro Díaz Platero como a

quien debe dirigirse la correspondencia con el periódico-

dudando de su solvencia, imparcialidad  o rectitud de cri-

terio y termina aconsejando a los honrados belmezanos

y terriblenses «acerca de los cuales trataré de trabajar»

que no ayuden con su dinero a los periódicos hostiles a

la religión. Ambos advierten que es carta única, sin ánimo

de  abrir  polémica

2

.  En  ambas  villas  no  faltaría  público



que  recibiese  con  agrado    esta  publicación,  pues  Díaz

del Moral recoge la creación de un casino republicano en

1892 en Pueblonuevo del Terrible y el Diario de Córdoba

del 11-4-1895, la del Comité Republicano-progresista de

Peñarroya que presidía Vicente Ibáñez Expósito

Heliodoro  Díaz  (Badajoz  1855-Madrid  1940) Abo-

gado  que  trabajaba  para  la  SMMP,  tras  haber  oposita-

do  a  notarías  en  Cáceres,  formó  parte de  la  redacción

de El  Combate

miembro  de  la  Logia  “Crisantema”  de  Pueblonuevo  del

Terrible, población en la que había  establecido su resi-

dencia. En 1911 se reincorporó al ilustre colegio de Abo-

gados de Córdoba. Fue uno de los organizadores de la

exitosa velada artística que en febrero de 1916 organizó

el Real Centro Filarmónico de Pueblonuevo del Terrible

los llamados “concejales de la Empresa” elegidos para el

consistorio conservador en 1922, hitos que pueden en-

cuadrar  una    deriva  ideológica,  no  demasiado  extraña,

del republicanismo al conservadurismo

3

.



La rivalidad entre ambas publicaciones, a pesar del

en el enfrentamiento en duelo habido entre sus dos di-

rectores con el que «quedó satisfactoriamente zanjada»

la cuestión entre ambos el día 9, ya desaparecido El Eco



Belmezano, según se insinúa en el Diario Córdoba  del

24 de enero de 1896 y recoge Checa Godoy. No hay que

olvidar  que  los  duelos  estaban  formalmente  prohibidos

El Combate llegó a alcan-

zar los 31 ejemplares y desapareció en abril de este año.

Coyunturalmente, en los últimos días de 1902 apa-

recerá El  Ideal,

como defensor de los intereses del distrito de Hinojosa,

inspirado por el candidato a este distrito Javier Gómez de

la Serna, como se puede desprender entre otros conte-

nidos, de los comentarios aparecidos en su numero del

19-III-1903  tras  la “minuciosa  visita  que  el  Gobernador

Civil  Sr. García  de  la  Pedraja»  hizo a las  instalaciones

de la SMMP en Pueblonuevo del Terrible «por la proximi-



dad de las elecciones y considerando a la SMMP como

auxiliar poderoso». Compuesto por 8 páginas en formato

de folio mayor, 2 de las cuales contenían publicidad, sus

siendo 1 peseta el valor de la suscripción en Belmez y de

3 pesetas para fuera de la localidad. Su último número,

el 22, apareció pasadas las elecciones, el 29 de marzo

de 1903.


Constatado  en  la  primera  década del nuevo siglo

el  paulatino  desplazamiento  de  la  hegemonía  econó-

Belmez  al  pujante  Pueblonuevo  del  Terrible  merced  al

trabajo generado por la SMMP que, tras hacerse con la

casi totalidad de las explotaciones mineras de la cuenca

y establecer un monopolio, desarrollaba en el Cerco In-

dustrial terriblense una serie de ambiciosas reformas en

la Fundición de Plomo -que la harían ser la primera en

su  clase  de  España-  ;    creaba  una  unidad  metalúrgica

para el tratamiento del cinc -que sería el germen de la

fabricación de Productos Químicos y construía una cen-

tral térmica. Y para mejorar las comunicaciones entre sus

centros productivos ampliaba la longitud de su ferrocarril

métrico Peñarroya-Fuente del Arco, hasta Conquista, en

el límite cordobés con la provincia de Ciudad Real.

por la oferta de trabajo existente hace que el crecimiento

vegetativo sea muy alto. La vida en aquel Pueblonuevo

del Terrible se asemeja a la de los pueblos de frontera con

calles polvorientas o embarradas, según las estaciones.

Contaminación industrial del aire y de las aguas, escasez

de viviendas, de higiene básica y de servicios sanitarios

y sociales, que va a provocar epidemias estacionales de

tifus o viruela que prácticamente no se daban en las de-

más poblaciones del entorno; altas tasas de  mortalidad

infantil;  elevadísimo  índice  de  analfabetismo  (tan  sólo

hay  dos  escuelas  nacionales)  y  una  fuerte  indiferencia

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo



F. 1 Heliodoro Díaz  Platero

Historia




religiosa  entre  la  población  trabajadora.  Los  sucesivos

ayuntamientos, generalmente presididos por empleados

de la Empresa o contratistas de la misma, estaban some-

tidos a los deseos de la poderosa SMMP a la que, como

si fuera un estado dentro del estado, era preciso recurrir

constantemente para paliar la falta de atención guberna-

mental y tratar de mejorar las condiciones de vida ciuda-

danas.

Para  estas  gentes  inquietas  y  luchadoras,  para



quienes desean enarbolar las banderas del compromiso,

el  combate  político  o  de  la  cultura,  van  a  aparecer  las

primeras publicaciones peñarriblenses a partir de 1905,

el año más fecundo del siglo para «la Prensa, heraldo del

progreso y la cultura», según recoge Ricardo de Montis

en el Diario de Córdoba de  24  de  enero de 1906 para

la capital y provincia. Estos periódicos suelen tener una

vida corta y azarosa

-

nómicas para su mantenimiento. De ellos y de quienes



los generaron, a veces sólo nos queda el nombre y aún,

en menos ocasiones, el vago recuerdo mantenido en la

memoria oral de nuestros mayores.

La primera  publicación  peñarriblense conocida  es



El Centenario del Quijote nacida de los actos conmemo-

rativos  por  los  trescientos  años  de  la  obra  cervantina,

tras la velada literaria del 9 de mayo de 1905 el Casino

del Terrible –que entre otras actividades para la ocasión

organizó  también  una  Exposición-concurso  de  fotogra-

fías- sociedad que encargó a la imprenta-librería Pérez

Hermanos de Ciudad Real un número único que se dis-

tribuyó gratuitamente y que dirigió el jovencísimo escri-

tor manchego -y empleado de la SMMP- Leocadio Marín

Ruiz. Sus 16 páginas contienen abundantes fotografías

Gutiérrez-, grabados, poesías y otras colaboraciones de

hasta una decena de  autores, entre ellos el ya citado  Ja-

vier Gómez de la Serna y el conocido periodista cordobés

Ricardo de Montis Romero.

Según este último, el 1º de junio Leandro Sixto Ma-

inicia la publicación del primero de los semanarios naci-

dos en esta población: Letras, de intereses generales y

literatura que, por no existir establecimientos adecuados

para su impresión en la zona y el origen de su director, se

El Centena-

rio del Quijote.

-

mante semanario dirige un saluda a la prensa junto con el



primer número, que los diarios capitalinos agradecen en

sus columnas. En diciembre de este mismo año, Leoca-

dio Martín Ruiz, de ideología liberal-demócrata, emplea-

do en la SMMP y redactor de Letras, se hizo cargo de la

dirección de la revista que se  dejó de publicar en este

mismo mes. Sin embargo el texto de la carta en la que el

culto e ilustre belmezano Hilario J. Solano, colaborador

habitual del Diario de Córdoba, expresa sus esperanzas,

su sensibilidad social y todo un programa en clave rege-

neracionista para la nueva revista hace pensar que Leo-

cadio Martín ya era el director desde su aparición, puesto

que es quien agradece y contesta el pocos días después

la misiva recibida. Dado su interés reproducimos ambos

textos:


«Belmez, 3 de junio de 1905.

A D. Leocadio Martín, director del nuevo periódico

de Pueblo Nuevo del Terrible, Letras.

Muy Sr. mío:

Pláceme  sobremanera,  la  creación  de  un  perió-

dico nuevo en esa localidad, del que mucho bueno pue-

de esperarse dada la ilustración de sus fundadores. Todo

periódico sensato, como todo centro de instrucción, debe

considerarse un nuevo foco de luz que ilumine el ancho

radio  de  su  circulación,  imprima  en  la  conciencia  de  los

ciudadanos  la  verdad  como  centro  de  su  programa  y  la

moralidad y la justicia como puntos determinantes de su

manera de ser. De la pureza de estos ideales parte todo el

principio relacionado con la virtud y toda la enseñanza que

a lo inmaculado del derecho humano, ligue lo ineludible del

deber como interés racional y precisa de las cosas de la

Humanidad. Yo entiendo que así como todo hombre sen-

sato censurará la creación de todo centro inútil o destinado

al vicio, aplaudirá todos aquellos que por el bien general se

interesen, así como las creaciones periodísticas en las que

si bien, algo inútil puede escribirse, mucho y bueno tam-

-

ciando a los más suma el bien de la masa común como re-

sultado, y sobre todo, de aquellas clases más necesitadas

o por su ilustración, son las más explotadas por la malicia

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo


Historia




o la hipocresía de los perversos de todos los tiempos y los

vampiros de todas las edades.

Sintiendo siempre igual he creído, y creo, que las

publicaciones  periodísticas  en  los  pueblos  industriales,

deben de limitarse a la defensa de los bienes  morales

instruir que en recrear, más en enseñar justicia y adminis-

tración general que en discutir intereses particulares que

sólo enemistades pueden aportar, de las que los perió-

dicos locales deben de apartarse por su bien y el de las

localidades cuyos intereses deben defender.

Esto, con ligeras variantes decía yo hace diez años

a un periódico que se creó en Belmez y que sucumbió por

descender a cuestiones personalísimas, abandonando el

camino que trazara en el programa de su primer número,

y esto mismo repito al periódico “Letras” de Pueblo Nuevo

del Terrible, al que deseo larga y próspera vida, para bien

de esta zona minera tan necesitada hace años de un órga-

manantiales intelectuales que hay en ella, formen juntas

límpidas  corrientes  de  progreso  humano,  donde  puedan

saciar su sed de justicia y bienestar los pueblos que las

circundan.

Repitiéndole  mi  buen  deseo,  les  envío  mi  más

afectivo  saludo  a  todos  los  que  forman  la  redacción  del

periódico “Letras”, al mismo tiempo que ofrecerles la más

sincera amistad de su amigo

Hilario J. Solano.

Pueblo Nuevo del Terrible,  8 de junio de1.905. El

director de “Letras” responde a Solano.

Distinguido Sr.:

La redacción  de  la  revista  “Letras”  agradece  y

estima en mucho su atenta y sincera carta, tanto por su

buen deseo como por sus sanos y prudentes consejos,

hijos de su esclarecido talento y de la sabia experiencia,

que ambas cosas usted amalgama y compite. Desde lue-

go, como usted ya habrá observado, nuestros propósitos

coinciden  plenamente  con  sus  estimadísimas  observa-

ciones, y que el método y pauta que voluntariamente nos

hemos trazado, ha de llevarse a efecto y por convenci-

miento de utilidad. Puede usted averiguar,  desde luego,

que el día que “Letras” tuerza el camino es porque los

que hoy formamos su dirección hemos sido sucedidos.

Reitero a usted mi más profunda consideración

esperando que remita algún trabajito y, como siempre, su

buen amigo

Leocadio Martín»

4

También podríamos aventurar una dirección bicéfala



para atender a los objetivos marcados: los intereses gene-

rales, de los que se ocuparía Sixto Marín y de los literarios,

que quedarían para Leocadio Martín, o bien que el primero

fuera también el propietario y sólo director nominal, encar-

gándose  de  la  dirección  efectiva  el  segundo,  pero  al  no

haberse conservado ningún número de la revista, es difícil

resolver la cuestión.

Sixto Marín,  como  era  habitualmente  conocido,

era a la sazón un joven e ilustrado profesor de Instruc-

ción Primaria natural de Ciudad Real, que había tenido

problemas con la justicia, en 1903 había visto conmutada

por el ministerio de Gracia y Justicia a 2  años, 4 meses

y  22  días  de  prisión  correccional  la  pena  que  le  había

impuesto la Audiencia de su ciudad natal por su ideología

republicana, ideología que corrobora el título y en el tema

de la obra “¡Pobre obrero!” representada en un teatro te-

rriblense  en  los  primeros  días  de  diciembre  de  1905  y

que  fue  todo un  éxito de público  y  crítica,  a pesar que

citación por el juzgado de Fuente Obejuna junto con Be-

nito Sánchez y dos personas más por haber participado y

tomado la palabra en una reunión celebrada el 1º de abril

en de Pueblonuevo del Terrible, o el juicio oral contra él y

otros compañeros  por injurias en la Audiencia cordobesa

proceso que aún no se había sustanciado en octubre de

1912

5

. Entre quienes lo conocieron, Cipriano Moreno Ca-



ballero lo recordaba como un notable «republicano que

se echó a pique él sólo, porque le gustaba la bebida y

murió  en  la  ruina»  y  Julián  Pino  Ruiz,  que  fue  alumno

«fue

un gran maestro, pero que la política lo echó a perder»

6

Leocadio Martín,  en  el recuerdo  de  Julián  Pino



«era un elemento alto, bien vestido, muy elegante. Un alto

empleado de Peñarroya, que fue con el Centro [Filarmó-

nico]  a Madrid,  al  Palacio  Real  ». Durante su  corta  vida

–murió a los 33 años en un accidente de moto cuando par-

ticipaba en una excursión a El Escorial, en las cercanías de

literarias en multitud de revistas y periódicos nacionales,

así como corresponsal de otros, como el Diario de Córdo-

ba La Unión, de Sevilla. Mantuvo correspondencia con

escritores como Rubén Darío y Francisco Villaespesa. Es

autor de las obras Córdoba sultana, en la que expresa su

amor por esta tierra adoptiva,  y de Versos del Llano, que

es la primera obra dedicada a este lugar tan singular en la

vida social de los peñarriblenses. Fue un verdadero agi-

tador cultural de la vida local promoviendo la creación de

diversas asociaciones y potenciando la actuación de otras.

También un diligente conferenciante en ateneos  y centros

obreros, siendo un activo promotor del homenaje dado al

político Barroso en la capital cordobesa en 1916.

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo


Historia




Hacia 1918, Martín, siempre persiguiendo la gloria

-

nas madrileñas de la SMMP y siguió desarrollando sus



progreso -ya en 1913 recibió su bautismo del aire-crean-

do y presidiendo la Asociación Deportiva Ferroviaria de-

dicada, además, a hacer excursiones para conocer y ad-

mirar los principales monumentos españoles.

7

En el mes de julio de 1905 también surge otro se-



manario en Pueblonuevo del Terrible: Protección y Justicia

dirigido por Benito Sánchez, correligionario de Sixto Marín.

Este fugaz semanario desapareció en las primeras sema-

nas de 1906. Será la primera de las numerosas publicacio-

nes peñarriblenses que se proclamen como republicanas

aparecidas hasta la Guerra Civil y se inspiraría en las pa-

labras del prestigioso líder republicano Alejandro Lerroux

cuando estuvo en la localidad el año anterior reavivando

los decaídos entusiasmos de los republicanos y, especial-

mente, en el  difundido  folleto aparecido este mismo año,



Lo que debe saber todo buen republicano, en el que se de-

«aquel sistema de gobierno que

 y des-


del plan republicano de racionalización «la  supresión de

la  desigualdad  y  de  la  opresión,  la  de  la  crueldad  y  el

temor,  la de la ignorancia y la superstición, la del dolor

y la miseria...» Se criticaba a la « “España negra” de las

procesiones y la peineta, las corridas de toros, el alcoho-

lismo, la lotería o el garrote vil». Entre los objetivos más

queridos destacamos el ir «hacia los progresos sanitarios



e  higiénicos,  los  hornos  crematorios  de  cadáveres,    la

criminología y los sistemas penitenciarios  modernos, la

emancipación legal de la mujer y un régimen matrimonial

-

tica, los adelantos en el terreno de las comunicaciones o

en el trabajo doméstico, las diversiones populares cultas

y  “civilizadas”  -como  el  cinematógrafo-»  y  otros  temas

que, como estos, eran ya regular y asiduamente tratados

8

.

Se inicia un 1906 con la expectación por la boda en



-

toria Eugenia de Battemberg, que luego ensangrentaría

el atentado de Mateo Morral. Siguen las tareas del amo-

jonamiento de los  términos  municipales segregados  de

Belmez y las tensiones entre sus representantes.  El 14

de enero aparece en Pueblonuevo del Terrible una revista

dominical ilustrada titulada ¡Avante!, impresa en los mis-

mo talleres que las publicaciones precedentes que tuvo

una vida efímera y fue dirigida por Ramón Rubio Vicente,

empleado en los laboratorios de la SMMP y propietario de

-

vador, un republicano histórico muy  vinculado con  esta



población hasta la Guerra Civil.

El  21  de  abril,  bajo  la dirección de Fernando Ro-

mero, y con tendencia demócrata (canalejista), empieza

a publicarse el bimensual El Orden que llegaba a manos

de sus lectores los días 1º y 15º de cada mes, tras su

impresión en los talleres de  La Verdad, en la capital cor-

dobesa. El Diario de Córdoba del 4-5-1906 le agradece

el cortés saludo que dirige a la prensa y le desea larga y

próspera vida. En de agosto de este mismo año se sufre

en Pueblonuevo del Terrible una fuerte epidemia variolo-

sa que se trata de contener mediante la vacunación ma-

siva de la población por parte de todos los médicos de la

villa belmezana, aunque «el número de tubos enviados a

 En El Orden de estas fechas

se  puede  percibir  la  vocación  social  de  este  quincenal

al leer


Francisco Navarro Sáez, publica un extenso articulado,

dividido en cincuenta incisos, que si fueran observados

con exactitud en aquella población por autoridades y par-

ticulares, terminaría seguramente la epidemia que hoy la

invade»

9

El  Orden suspendió  su  publicación  en  el  mes  de

marzo de 1907.

En la segunda semana de agosto, Sixto Marín vuel-

ve a poner en marcha otro proyecto periodístico en Pue-

blonuevo del Terrible, en esta ocasión declarado explíci-

tamente republicano. Se trata del bisemanario El Terrible

enfrentado  con  los  políticos  municipales  especialmente

en el caso de la epidemia variolosa, pues al no consig-

narse por parte del Ayuntamiento belmezano dinero para

atajar las necesidades de las familias afectadas y las hi-

giénicas generales más apremiantes para la población,

se  había  abierto  una  suscripción  pública.  En  su  nº  12,

aparecido el 15 de septiembre, se criticaba con dureza

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo

F. 3 Leocadio Martín Ruiz


Historia




la actuación municipal en el artículo titulado “¡Qué cinis-

mo!”, que es leído por el Secretario por orden del Alcalde

Accidental, José Pedrajas, en la sesión municipal del día

24 provoca las iras de los ediles locales al considerar que

su  contenido «contiene  una  serie  de injurias  y falseda-



des relativas al uso que se ha hecho en la suscripción

voluntaria para atender al socorro de enfermos variolo-

sos pobres y necesitados, así como a los demás gastos

que ocasiona esa epidemia en la localidad. Se acuerda

el envío de un ejemplar de dicho periódico y número al

Istmo. Sr. Fiscal de la Audiencia Criminal de Córdoba por

si fuera materia el artículo de que se trata de injuria o de

hacen contra este Ayuntamiento, y dé cuenta a los Tribu-

nales de Justicia por medio de la oportuna denuncia»

10

.

El Terrible  dejó de publicarse en los primeros meses de

1907.


Todavía recoge Ricardo de Montis durante este 1906

el nacimiento de una nueva, y efímera, publicación en este

fronterizo Pueblonuevo del Terrible: la revista literaria in-

dependiente Razón y Arte. El primero de enero de 1907

empiezan a regir con independencia política y administra-

tiva los ayuntamientos de las nuevas villas de Peñarroya y

Pueblonuevo del Terrible, que censa 6789 habitantes. Des-

pués la SMMP moderniza las instalaciones para la produc-

ción con nuevos hornos de coque en el Cerco Industrial.

Se aumenta la dotación  del cuartel de la guardia civil terri-

se aprueba una nueva Ley Electoral, la Ley de La Cierva,

por la cual el sufragio será en adelante universal y obliga-

torio, pero sólo para los varones. En cuanto a la prensa

aparecida durante este año, Ricardo de Montis, se queja

de la dura crisis que vive el  sector  del libro en España  y

« Por lo tanto no es de extrañar

que nuestros escritores se limiten a publicar sus produc-

ciones en la prensa, donde si no son pagadas, no cuesta

dinero el darlas a conocer». Referente a  los periódicos

sólo recoge  en su Balance Literario Cordobés, además de

la desaparición de los dos periódicos terriblenses antes ci-

tados, que «en Septiembre se repartió en Pueblonuevo del



Terrible el primer número de un periódico decenal nomina-

do Galdós,  republicano autonomista»

11

Este escritor repu-

blicano gozaba de un enorme prestigio entre los españoles

de su tiempo y era especialmente venerado entre la clase

trabajadora  y los republicanos de todas las tendencias.

Y, sin embargo, se producen dos publicaciones en

este año de 1908 que no siguen los cánones habituales,

pero que merecen la consideración de peñarriblenses. Se

trata de la página semanal La Cuenca Minera, que ocu-

paría la contraportada de El Defensor de Córdoba – que

aún no se subtitulaba como diario católico y lo hacía con el

aséptico: últimos telegramas y noticias de la tarde-  desde

el primer miércoles de agosto durante 10 semanas conse-

cutivas. Como cualquier publicación que se precie, ostenta

su propia cabecera -aunque no director- lugar de publica-

ción (Pueblo Nuevo del Terrible) y la fecha, que es la del

jueves, un día después que la de la cabecera del resto del

periódico, pues creemos se tiene en cuenta que en la villa

terriblense el periódico se recibía y leía al día siguiente de

-

dad como publicación.



Escrito a 5 columnas sus diferentes apartados tra-

tan de temas municipales –recoge las mejoras habidas

desde  el  comienzo  de  la  vida  independiente,  el  orgullo

por la creación de la sociedad “La Escuela Primaria”; la

necesidad de una banda de música; de un parque públi-

co; el problema de la falta de agua…- De ferias (locales y

de las villas belmezana y melariense); literarios e incluso

de pensamiento. No faltan los anuncios de establecimien-

tos comerciales y fondas y, en un tamaño destacado, el

de la imprenta de El Defensor de Córdoba. Y, en pocas

ocasiones, noticias breves. En su última aparición había

iniciado una «Galería de célebres terriblenses» que, de

haber continuado podría informarnos de lo más granado

de  la  intelectualidad  de  aquella  jovencísima  población.

En  cuanto  sus  intenciones,  podríamos  asignarlo  como

semanario de intereses generales y literarios, por las per-

intelectualidad local (abogados, médicos, empleados…),

ya  con  pseudónimo,  ya  con  sus  nombres,  y    entre  los

que destacamos a Andrés Castell, Juan Bautista Didier,

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo

F 4 La Cuenca Minera nº 1


Historia




Eduardo García, P. Girault, Demetrio Lancho, Ramón Pa-

chón, Juanito Palacio, Antonio Vázquez…

Apareció el 28 de octubre la segunda de estas pu-

blicaciones singulares consideradas: España, un decenal

republicano radical cordobés, impreso en los talleres tipo-



La Moderna, que salía los días 8, 18 y 28 de cada

mes con una edición para Pueblonuevo del Terrible dada

la importancia provincial de este foco republicano. Este pe-

cuando en la 3ª hoja de su nº 6, correspondiente al 18 de

diciembre del 1908, aparece un suelto titulado “Nuevo im-

puesto” que es leído por el secretario del Ayuntamiento en

su sesión ordinaria del día 24 siguiente «y se reputa como

-

España

vivió dos etapas hasta desaparecer en 1911.

12

Si excep-



tuamos la publicación de un número especial de Feria de

agosto de 1908 editado por la Junta Local de Protección

venta «para socorrer al niño desvalido» -y el mencionado

decenal España-  pasarán más de tres años antes de que

surjan nuevas publicaciones autóctonas en Pueblonuevo

del Terrible, pues no sería hasta el 1 de octubre de 1911

cuando viera la luz La Verdad, una publicación decenal

obrera,  dirigida  por  Rafael  Galán  Díaz  que  era  impresa

en el Centro Técnico Comercial e Imprenta de “La Ver-

dad”  en  la  capital  cordobesa.  Pocos  fueron  los  núme-

cuya inspiración Checa Godoy atribuye a la conjunción

republicano-socialista  (se  había  creado  otra  asociación

republicana terriblense) o a los socialistas (la Agrupación

de  Pueblonuevo  del Terrible  se  había  fundado  e  ingre-

sado  en  el  PSOE  ya  en  1910  pero  su  funcionamiento

era poco más que testimonial) e incluso a los anarquis-

“La Lucha”

13

. En el año 1912, marcado por la sempiterna

guerra de Marruecos -que motivó el envío de impopula-

res refuerzos para fortalecer el Ejército de Ocupación- y

por el asesinato del presidente del Consejo de Ministros

José Canalejas en la madrileña Puerta del Sol, en la vida

nacional. Y en la local por el no menos habitual baile de

destituciones o reposiciones de alcaldes y concejales im-

puestos por el gobernador civil desde Córdoba;  por la

sonada suscripción popular nacional abierta por la Junta

de Damas de Pueblonuevo del Terrible para la construc-

ción  de  una  nueva  iglesia  en  esta  población «el  único



pueblo libre de España por no estar presidido por el signo

de tiranía de la cruz» -

Rodrigo Soriano- y por la primera exhibición aérea de un

aeroplano  pilotado  por  el  pionero  Benito  Loygorri  en  la

feria de agosto. Ricardo de Montis consigna en su anual



Balance Literario  aparecido  en  el  primer  día  enero  de

1913 en el Diario de Córdoba, que «en Pueblonuevo del



Terrible vieron la luz dos o tres semanarios, de carácter

político, cuya vida fue tan corta que no pasó la de algunos

del primer número» y de los cuales no ha quedado rastro

alguno en la memoria de los peñarriblenses.



Fuentes documentales

-

lelo (Lerroux y la demagogia populista). Editorial Madrid



1990.

CHECA GODOY, ANTONIO, Historia de la prensa



en Córdoba (1790-2010)

Asociación de la prensa y Diputación de Córdoba.

Córdoba 2011.

“Historia de las agitacio-

nes campesinas andaluzas”. Colección El libro de bolsi-

llo. Alianza Editorial. Madrid 1969 2ª Edición.

VVAA. A cielo abierto. Publicaciones de la Obra So-

cial y Cultural de Cajasur. Córdoba 2003

Archivos y bibliotecas

-

ARCHIVO  FAMILIAR  DE  LOS  DESCENDIENTES



DE HILARIO J. SOLANO

-

BIBLIOTECA NACIONAL



Periódicos y revistas:

El Defensor de Córdoba, diario de Córdoba (1899-

1938)

Diario de Córdoba (1854-1938)



La Voz de Córdoba, diario de Córdoba (1920-1936)

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo

F 5 Caricatura aparecida el 1-1-12 en el Diario de Córdoba


Historia




Entrevistas:

Díaz Villaseñor, Mª Luisa y Rafaela

Lancho Lozano, Luís

Moreno Caballero, Cipriano

Pino Ruiz, Julián

IMÁGENES  cedidas  por  las  hermanas  Díaz  Villa-

señor, Santiago Fernández Olivares, Biblioteca virtual de

prensa histórica y del archivo del Autor

Jerónimo López Mohedano

La prensa y su gente en Peñarroya-Pueblonuevo



“Historia de

las  agitaciones  campesinas  andaluzas”.  Co-

lección El  libro  de  bolsillo.  Alianza  Editorial.

Madrid 1969 2ª Edición. Págs. 135-6

2.- Diario de Córdoba 17 y 22 de diciembre

de 1885.

3.-  El  Defensor  de  Córdoba,  11-7-1907;

Diario  de  Córdoba,  16-2  1916  y  La  Voz,  25-

5-1922


4.- Archivo familiar de los herederos de Hila-

rio J. Solano. Libro manuscrito nº 3.

 5.-  La Correspondencia de España, 1-6-

1903


 .-  Diario de Córdoba, 13-12-1905; 15-5-1906

y 1-10-1908

 6.-  Entrevistas a Julián Pino Ruiz y Cipria-

no Moreno Caballero el 21-8-87 y el 29-10-88.

 7.-  Ibid 16-3-1920

-

dor del Paralelo (Lerroux y la demagogia popu-



lista). Editorial Madrid 1990. Pág. 120 y 186).

9.- Diario de Córdoba 1-9-1906.

10.- Archivo Municipal de Peñarroya-Pue-

blonuevo. Libro 2º de Actas 1.906.

11.- Diario de Córdoba 1-1-1908

12.-  Diario  de  Córdoba,  1-9-1910    y AR-



13.- Ibid,  1-1-1912

NOTAS


Yüklə 1,05 Mb.

Dostları ilə paylaş:




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©www.azkurs.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə