De ciencias agrarias en colombia



Yüklə 1.09 Mb.
səhifə1/24
tarix12.08.2017
ölçüsü1.09 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24
CIEN AÑOS (1914-2014)

DE CIENCIAS AGRARIAS EN COLOMBIA



Por Hernando Patiño Cruz, Carlos Naranjo Ossa, Eudoro Alvarez Cohecha, Jorge Enrique Robledo Castillo, Angel Alberto Caro, Jairo Gómez Zambrano, Alvaro Rodríguez Soto, Lilliam Eugenia Gómez Alvarez, Oscar Rivera Luna y Hernán Pérez Zapata (Editor-coautor).

PROLOGO : Rodrigo Antonio Vergara Ruiz, Presidente ASECA-UN Medellín

CONTENIDO

  1. Presentación: Cien años de las ciencias agrarias, la soberanía alimentaria y la revolución agroecológica. Recnocimientos.

  2. Sobre la actual crisis de la política agraria y alimentaria en una Colombia envenenada. Unidad por la defensa de cafeteros, arroceros, lecheros y demás productores de alimentos. Ponencia Foro “Para donde va nuestra caficultura?”. Declaración de Riosucio por la Dignidad Cafetera.

  3. Más sobre la crisis agraria nacional. Sin maíz no hay país: un grito de rebeldía. Falsos positivos con la cadena láctea y Porce II. Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia recomienda no usar 2-4 D en control del “buchón de agua” en Porce II. Arroceros exigen precios justos, eliminar importaciones y controlar el contrabajo. Marcha maicera en Montería. ¿Apocalipsis agraria?. Desde I took Panamá a I took Colombia.

  4. Las importaciones destruyen la producción del agro y la industria nacionales: Por Alvaro Rodríguez Soto; Cuando nos atrevemos a hacer patria: triunfamos; Debemos producir nuestra comida; En Villavicencio, ante los arroceros del Meta: Juan Camilo Restrepo, mostró el “cobre” Por Angel Alberto Caro. Anotaciones sobre Suelos, Deterioro Ambiental y Crisis del Modelo de Producción Cafetera en Colombia por Jairo Gómez Zambrano.

  5. El agro en Colombia y sus problemas fundamentales. Por Carlos Naranjo Ossa y Eudoro Alvarez Cohecha. Ponencia Ateneo Agroalimentario de Medellín mayo 12-13, 2011.

  6. “Para enfrentar el cambio climático hay que transformar el modelo económico”: Senador Jorge Enrique Robledo Castillo. Bogotá, 6 de dic. 2010

  7. Antecedentes de la Asociación por la Salvación Agropecuaria de Antioquia. Declaración de la Asamblea Departamenttal Agropecuaria de Antioquia. Sept. 2010. Declaración prodefensa de la cadena láctea nacional.

  8. Sobre antecedentes de la agricultura en el mundo y en Colombia. Antecedentes coloniales. La revolución cultural que llevó a la primera independencia del yugo español. El libre comercio en el siglo XIX.

  9. Del origen de la agricultura y la ganadería al origen de la ciencia. Papel del trabajo en el origen de la agricultura. Sobre “la honrosa visita de Bárbara McClintock a Colombia” Por Hernando Patiño Cruz. Referencia a Columela el fundador de la agronomía en Roma.

  10. Investigación, enseñanza y extensión agropecuarias. El caso de E. U. con los Land Grand Colleges (Colegios de tierras donadas). La reforma agraria democrática, el proteccionismo y los subsidios al agro que se prolongan hasta la época actual.

  11. El surgimiento de la Escuela de Agricultura y Veterinaria Tropical en 1914. Desarrollo con intervención extranjera basada en “Revolución Verde” de zonas templadas..

12. Las organizaciones gremiales (ACIA 1941, Bogotá), la Revista Agricultura Tropical (1945), “Los Agrónomos Opinan” en 1951 en Barranquilla y SIADA en 1957 en Medellín. Experiencias de Gilberto Zapata Lotero y sus colegas en la Secretaria de Agricultura de Antioquia. En los 90 años de la Agronomía e informe de ACIA en homenaje a los investigadores Manuel Torregroza, Mario Zapata y Fabio Higuita.

13. La lucha por la democracia y la nueva cultura en el seno de las Facultades de Agronomía e instituciones académicas similares. Hernando Patiño Cruz.

14. la Conmemoración del Día del Ingeniero Agrónomo en 2010 en Medellín. Medalla al Mérito Empresarial “Mariscal Jorge Robledo” Categoria Oro a SIADA, Entrega de Espiga de Antioquia a Lilliam Eugenia Gómez Alvarez y la Intervención en el Acto de Graduación de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la U.N, Medellín. Alto nivel académico en XVIII Congreso Nacional de Ingenieros Agrónomos en Apartadó, Antioquia. Nov. 9 al 11 de 2011. Locomotora de la agricultura nos lleva directamente al abismo.

15. Los pioneros de las ciencias agropecuarias en Medellín y Colombia en los campos de la política, las organizaciones gremiales, la educación, la investigación, la producción agroindustrial, la extensión, las comunicaciones, la asistencia técnica y la agroecología. Propuesta sobre Cien profesionales notables de las ciencias agropecuarias constructores de un nuevo mundo en Colombia.

16. Anexos.

16.1. Sobre algunos de los más notables impulsores de las Ciencias Agrarias en Colombia (1914-2014). Hernando Patiño Cruz, Gilberto Zapata Lotero, Manuel Torregroza Castro, Adolfo León Brochez Parra,

16.2. “De las Estrellas al Hombre”. Tutorial de Hernando Patiño Cruz, Univ.Nal, sede Palmira.

Nota: Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores. Los que aparecen sin firma son responsabilidad del editor-coautor

CONTENIDO

PRÓLOGO : Rodrigo Antonio Vergara Ruiz, Ing. Agr., M.Sc. Fue Decano Facultad Ciencias Agrarias y Preside la Asociación de Egresados de Ciencias Agrarias, ASECA, Univ. Nacional, sede Medcellín (2012-2014).
1.CIEN AÑOS DE LAS CIENCIAS AGRARIAS EN COLOMBIA (1914-2014).

Con el personaje más importante en el segundo año del Periódico (virtual) INFOAGRO COLOMBIA, nuestro lector, emprendemos el tercer año de vida de éste órgano periodístico. Impulsamos dos importantes campañas instructivas, divulgativas y de entendimiento: 1. La conmemoración de los primeros 100 años de las ciencias agrarias en Antioquia y Colombia y 2. La promoción de la defensa de nuestra soberanía con base en la situación de agotamiento del modelo de la Revolución Verde. Se plantea el modelo alternartivo de la soberana alimentaria con base en la agroecología, apoyándonos en el conocimiento científico más avanzado para el servicio de nuestra nación y pueblo Colombiano.

Propiciamos la salvación agropecuaria y la defensa del trabajo, la producción y nuestros recursos naturales. Nos basamos en la lucha civilizada y democrática por una Colombia independiente del intervencionismo foráneo, de cualquier potencia que pretenda inmiscuirse en nuestro destino, saquee nuestras inmensas riquezas y se apodere de nuestro mercado interior. Apoyamos una segunda expedición botánica, por la conquista de nuestra segunda independencia del dominio del imperio estadounidense y de cualquier otro país o multinacional extranjera o disfrazada de nacional, que pretenda apropiarse del sagrado territorio de nuestra patria Colombiana, para beneficio de las minorías que dominan el país y la humanidad, a costa del hambre, la miseria, el desempleo, el desastre ambiental y las reformas económicas globalizadas.

Nos aproximamos a los primeros 100 años de la fundación de las ciencias agrarias en Medellín y Colombia. Partimos de la creación en 1914, de la Escuela de Agricultura y Veterinaria Tropical, en la cual se ubica hoy la Facultad de Ciencias Agrarias de la Univ. Nacional de Colombia, sede Medellín. Desde esa época ha surgido una amplia acción educativa a todos los niveles conocidos, desde los preescolares, primarios, secundarios, intermedios, de pre y posgrado a lo largo y ancho del país. No obstante, la humanidad lleva más de 10.000 años desde el surgimiento de estas actividades con todo un proceso de domesticación de plantas y animales, para abastecernos de los alimentos procedentes de la naturaleza. Millones de hombres y mujeres han incorporado su trabajo, en pro del desarrollo del conocimiento universal, que se venía acumulando desde “Las estrellas…al hombre”, como lo resumiera en el Ateneo de Cali de 1985, orientado por el finado Profesor Emérito Hernando Patiño Cruz, de la Univ. Nacional de Colombia, sede Palmira.

Se estima que en estos 100 años, más de 200.000 profesionales y técnicos han egresado de las distintas instituciones educativas de todos los niveles. Entre ellos, 32.000 ingenieros agrónomos. Hemos puesto granos de arena con contribuciones para el desarrollo del sector rural, en unión con nuestros campesinos, pequeños, medianos y aún grandes productores de capital nacional, para construir la patria que hoy tenemos. Albergamos 46 millones de compatriotas que vivimos en condiciones desfavorables por la opresión estadounidense que se ha apoderado paulatinamente de nuestro país, de nuestras inmensas riquezas, desde el “robo” del departamento de Panamá, pasando por las masacres en las bananeras del Magdalena y Urabá, e imponiendo el modelo de desarrollo neoliberal con la revolución verde, el cual se ha acelerado desde la I y II guerras imperialistas mundiales.

Los consumidores de alimentos, tanto de los 10 millones de toneladas que se importan anualmente, como la mayor parte de los que producimos “están envenenados”. Consumimos por habitante, un promedio de tres tazas de venenos que se comercializan en Colombia, con la agricultura química y la revolución verde impuestas en el mundo. En 2009 las casas comerciales vendieron legalmente 33.804.963 de litros de plaguicidas químicos de uso agrícola, equivalentes a 735 mililitros tóxicos por cada uno de los 46 millones de compatriotas, según datos del ICA, citados por Alejandro Henao Salazar, Lía Isabel Alvear Ramírez y el Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia, CSPA (1). Las transnacionales financieras, comerciales y alimentarias, basadas en todo este nefasto modelo de desarrollo, vienen por todo. Vienen por la plata de los ricos y el sudor y la sangre de los pobres, como lo pregonara Felipe Mora, finado dirigente de los trabajadores antioqueños y colombianos. Con el libre comercio globalizado solo priman los intereses y ganancias de la minoría monopolizadora que nos impone sus políticas con el beneplácito de nuestros Gobernantes.

Por estas razones fundamentales se propone un reanálisis de los acontecimientos de nuestra cultura agropecuaria, su relación con las políticas actuales y futuras y decidir conscientemente lo que debemos hacer ahora y hacia el futuro inmediato y mediato para defender lo nuestro. Y con ello contribuir a proponer entre todos los afectados, un modelo de desarrollo alternativo al imperante, con base en la soberanía alimentaria y la agroecología, para contribuir a la salvación de Colombia y de la humanidad, abocada a desaparecer del planeta tierra, en las próximas décadas, en el caso de persistir y profundizarse el modelo devastador, causante del desastre ambiental, económico, social y político más arruinador que ha tenido nuestro planeta en los últimos 100 años.

Que se abra el debate y que cien escuelas del pensamiento compitan por la verdad basada en los hechos, en pro del conocimiento más avanzado para la salvación de Antioquia, Colombia, la humanidad y nuestro planeta tierra.

Agradecimiento a cientos de personas que participaron directa o indirectamente en la elaboración de este trabajo. Destacamos a Luis Carlos Pardo Locarno, Iván Zuluaga, Ana María Patiño López, Diego Betancur Alvarez, Rodrigo Alvarez Restrepo, Octavio Franco Muñoz, Ramiro Camacho Bustos, Leonel Joaquin Juvinao Cruz, Luis Mora Penagos y demás colegas en la Asociación Colombiana de Ingennieros Agrónomos, ACIA; Aurelio Suárez Montoya, Gabriel Hernán Gaviria Betancur, Jorge Alberto Gomez Gallego, Oscar Gutiérrez, Angel Martía Caballero y demás compatriotas en la Asociaqción Nacional y Regional por la Salvación Agropecuaria; Rafael Hoyos Peña, Gustavo Jiménez Narváez, Sergio Jaramillo Pérez y demás colegas en la Sociedad de Ingenieros Agrónomos de Antioquia, SIADA; el finado colega agroecologista Francisco Guerrero Mendoza; al Médico toxicólogo Dario Córdoba Palacio, Alejandro Henao Salazar, Lía Isabel Alvear Ramírez, Diana María Peña y demás miembros del Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia, CSPA; el Economista y periodista Norman Alarcón Correa en la Costa Atlántica; los colegas Gilberto Llanos Ossa, Carlos Arana Arana, Takumasa Kondo, y demás colegas del Valle del Cauca ; los colegas agroecologistas Miguel Angel Restrepo, Jose Guillermo Yepes Jaramillo, Rodrigo Arenas Arenas, Fabio Urrea Pérez, entre otros.

A mi inseparable esposa en los últimos 50 años Leonor Gómez Trujillo, a mis hijos Lilliana María, Juan Hernán y Alvaro H. Pérez Gómez. con sus respectivos cónyuges y mis 8 promisorios nietos.




  1. Alvear Ramírez, Lía Isabel. Los peligros del 2,4 D para el control del “buchón de agua”. EPM descartó aplicarlo en sus embalses por recomendación del Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia, CSPA.: En: Revista El Reto, Medellín, edición de noviembre a diciembre de 2011. Págs. 14 y 15.


2. SOBRE LA ACTUAL CRISIS AGRARIA Y ALIMENTARIA EN COLOMBIA.

Colombia envenenada

Cada colombiano consume en promedio tres tazas de plaguicidas por año. ¿Hasta cuándo vamos a tragar esto?

CAMPAÑA PERMANENTE CONTRA La ilustración y el textos fueron difundidos por el Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia (CSPA) con motivo de la conmemoración del Dia Mundial sin Plaguicidas en Medellín el 3 de diciembre de 2010.


  1. LOS AGROTÓXICOS

Un conjunto de organizaciones a nivel mundial, preocupadas por las consecuencias para la salud humana y ambiental, derivadas del uso de plaguicidas, acordaron mantener en la memoria diferentes tragedias ocasionadas por tales sustancias. Fue elegido el día 3 de diciembre, fecha en la que sucedió el aterrador accidente de Bopal, que cobró la vida de 8.000 personas en forma inmediata y un número indeterminado que aún convive con las consecuencias.

El Consejo Seccional de Plaguicidas de Antioquia como ente asesor del departamento en este asunto, ha venido uniéndose a las reflexiones que año a año se llevan a cabo en la fecha mencionada.


Para el 2011 el herbicida 2,4 D fué el plaguicida que ocupó un lugar importante en los debates. La dinitofenilhidrazina, comúnmente llamada 2,4 D, es uno de los compuestos del ingrato Agente Naranja que tanto daño causó al pueblo vietnamita y del cual aún no se ha recuperado. Hoy en día es conocido que los soldados norteamericanos quienes manipularon el producto fueron indemnizados, en tanto la comunidad afectada no lo ha logrado aún.
A pesar de tan nefasta trayectoria este producto todavía es utilizado en el país. Es menester entonces conocerlo y alertar a la comunidad para que con argumentos veraces pueda propender por el derecho a la salud humana y ambiental. DICIEMBRE 3: DÍA MUNDIAL DEL NO USO DE PLAGUICIDAS.

LA CRISIS Y EL ACUERDO PARA LA PROSPERIDAD CAFETERA

Ponencia presentada por la Asociación por la Salvación Agropecuaria de Antioquia, el abril 16 de 2012, en el FORO PARA DONDE VA NUESTRA CAFICULTURA? convocado por la Asamblea Departamental de Antioquia al que asistió la Diputación y 200 dirigentes y productores cafeteros del Departamento. Comprende Antecedentes. Situación cafetera en Antioquia, Colombia y a nivel internacional. Política agraria y cafetera del actual Gobierno. Propuestas por la salvación cafetera y del agro.

ANTECEDENTES.

El cultivo del café fue introducido al país por los colonizadores españoles hace 300 años. Provenía de Africa. Sus primeros exportaciones de 5.000 sacos se hicieron en 1830, poco despues de la independencia del dominio español. Con el auge cafetero desde fines del siglo XIX en el suroeste antioqueño se incrementan las exportaciones.

Con la descendencia del minero (San Agustín en Andes) Laurencio Antonio Pérez Sierra, uno de los pioneros del cultivo en San Bartolo, se creó la esperanza en el café como un producto que pudiera mejorar la calidad de vida de los cultivadores. Sus familiares de Andes y Titiribí se desplazaron al comercio como fundadores de los Almacenes Ley y Éxito que terminaron fusionándose y pasaron mayoritariamente (68%) a manos de la Multinacional Casino. Quedaron sin la minería, sin el café y sin el comercio.

Esas esperanzas con el café, y el mismo comercio, se han ido perdiendo con la intervención de comercializadores monopolistas de E.U. y Europa, que se convirtieron en los controladores del mercado y el procesamiento de la rubiácea a nivel global. Fuimos los segundos exportadores en el mundo después de Brasil. Pasamos por una producción de 16 millones de sacos por los años del inicio de la apertura económica de las importaciones. Con el rompimiento del Pacto Mundial de cuotas en 1989, pasamos a ser el quinto exportador despues de Brasil, Vietnam, Indonesia y Alemania. Esta última a pesar de no producir un solo grano de café, exporta anualmente 10 millones de sacos. Hoy somos amenazados en nuestra posición por países como Perú y Etiopía. Como lo confesara recientemente el Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros Luis Genaro Muñoz, siempre se ha importado café entre 450.000 y 500.000 sacos anuales de productos baratos de las peores calidades para el consumo interno de los Colombianos.

La resistencia de los 95.000 caficultores paisas en 131.000 hectáreas de la rubiácea comprende hoy el 16% de la cosecha nacional de 7,8 millones de sacos en el 2011. Contamos con 563.142 cultivadores en todo el país en cerca de 900.000 hectáreas de las cuales sacan su sustento 2,2 millones de compatriotas.

Una diferencia de los cafeteros Colombianos con los productores agropecuarios de E.U., Europa y los países más desarrollados, es que los cultivadores nacionales del grano han estado sometidos a financiar con gravosas cargas impositivas al Gobierno Colombiano en los últimos 100 años, mientras que en el caso de E.U. desde su independencia del dominio inglés en 1790, el Estado ha subsidiado generosamente su sector agropecuario hasta la época actual. Igual ha ocurrido con los demás países ricos del planeta que invierten más de US$360.000 millones anuales para proteger y subsidiar sus gentes del campo.

Nuestros productores confrontan serios problemas en la actualidad como las excesivas plagas de la roya y la broca. La primera ha invadido las plantaciones del café caturro y llevado a la ruina a los afectados. El desastre invernal y la desatención del Gobierno y Fedecafé han arrasado inmensas zonas de producción del grano, quedando los cultivadores expuestos a las condiciones climáticas adversas. La producción ha disminuido en más del 30% en los últimos 20 años. Las importaciones legales y las ilegales del grano afectan a nuestros productores. A estas dificultades hay que sumarle la devaluación del peso en más del 30% en el último año, lo que expropia a los cultivadores. Reciben menos pesos por sus exportaciones. Este factor, consentido por las políticas oficiales conducirá a la quiebra de los cafeteros y de todo el aparato productivo nacional.

El precio de compra del grano al productor bajó de $1.100.000 a $680.000 la carga. Ha llegado a niveles de bajísima o nula rentabilidad. Los costos de producción han crecido considerablemente. Los precios de los fertilizantes han subido 21,9% más que el precio internacional en el último año. Los fertilizantes representan el 39,3% de los costos de producción cafetera. Los plaguicidas igualmente afectan la aplicación o no de los productos recomendados por la Federación para el control de plagas, enfermedades y malezas.

Se tienen dificultades económicas para la renovación de cafetales. Igualmente para el abonamiento oportuno y suficiente de los plantíos. Se presentan graves dificultades para el pago de las deudas y ya es muy común la falta de recursos para atender los gastos familiares. Todas estas situaciones contrastan con la intención gubernamental de incrementar la denominada Contribución cafetera a nivel nacional, además del impuesto predial en los municipios.

Se trabaja en programas de competitividad en los que se afecta a los pequeños y medianos productores que van quedando a la deriva por los altos endeudamientos por agriculturas químicas controladas por las multinacionales que pretenden quedarse con las tierras para desarrollar proyectos de gran agricultura y minería para el mercado mundial.

SITUACION CAFETERA EN ANTIOQUIA Y COLOMBIA.

Los cafeteros antioqueños y colombianos son únicos en el mundo en la perniciosa tendencia de ser “saqueados” sus inciertos ingresos para atender la costosa burocracia de la Federación Nacional de Cafeteros y sus negocios y descargar al Estado de la responsabilidad de los servicios básicos de salud, educación, saneamiento básico, vías y demás servicios estatales a los Colombianos. Con razón el Senador Jorge Enrique Robledo Castillo ha expresado reiteradamente que “no es lo mismo vivir del café que vivir de los cafeteros”.

Eso es lo que han hecho los distintos Gobiernos al apropiarse de los recursos de las bonanzas en las épocas de las “vacas gordas” y ahora que estamos en un período de las “vacas flacas” el Presidente Juan Manuel Santos y sus Ministros de Agricultura Juan Camilo Restrepo y de Hacienda Juan Carlos Echeverri, con pleno conocimiento de lo arbitrario de ese “squeeze on agriculture” (saqueo de la agricultura) del que son víctimas los cultivadores Colombianos, insisten en subir la mal llamada “contribución cafetera” de 6 a 14 centavos de dólar para cada libra de café vendida en los mercados internacionales.

No podemos desconocer que la Federación Nacional y sus Comités Departamentales y Municipales han prestado importantes servicios a la familia cafetera. En el caso de Antioquia somos testigos del papel jugado por centenares de Ingenieros Agrónomos, Médicos Veterinarios, Zootecnistas, técnicos de distintos niveles en el impulso de la enorme producción generada por nuestros cultivadores. Tambien otros profesionales de la ingeniería y servicios de salubridad y educación. La investigación ha jugado un importante papel desde el Centro de Investigaciones de Chinchiná que tuvo a Gilberto Zapata Lotero como su primer Director y que despues dedicara su vida como Directivo del Comité de Antioquia, delegado a los Congresos Nacionales del gremio y representante de los productores en la promoción y ventas del café en España y el resto de Europa, labores a las que dedicó más de 50 años de su valiosa existencia.

Promovió el servicio de extensión rural, la diversificación de las zonas cafeteras con base en los desarrollos de la Facultad Nacional de Agronomía de la que fue su egresado y consejero en representación de los gremios, que como un homenaje la Cámara de Comercio de Antioquia lo destacó como uno de los cien empresarios más notables en nuestro departamento durante el siglo XX. Las Cooperativas Cafeteras y de otros sectores del campo contaron con su activo estímulo en el sector cafetero , así como otras vigentes en el Departamento como Colanta, Consumo y la de Paperos.

No obstante, todos estos esfuerzos de centenares y miles de funcionarios eficientes de la Federación, como Rafael Hoyos Peña, dirigente de los Ingenieros Agrónomos de Antioquia, pagados con los impuestos a nuestros cultivadores regionales y nacionales, tenemos que registrar graves dificultades que afectan el servicio a los productores. Se trata de la aplicación del modelo neoliberal de la revolución verde en el mundo, que sin suficientes cuestionamientos está afectando la rentabilidad de antioqueños y productores tradicionales.

Cómo se explica que bajen tan abruptamente la producción y los rendimientos en Departamentos como Antioquia? Será que el monocultivo cafetero está influyendo en esos bajos rendimientos y amenaza con la desertización y deterioro de los suelos y del ambiente?



Поделитесь с Вашими друзьями:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©www.azkurs.org 2019
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə